© Bernardo Jurado, 2011
Todos los derechos reservados.
ISBN: 978-1-936886-28-9
Library of Congress Control Number: 2011918330
Formato: Rústica; Págs: 246; Tamaño: 5.5" x 8.5"

Publisher: Alexandria Library, Miami, 2011

¿Desea ver publicado su libro en un mes?:
Alexandria Library

 

Diuturna enfermedad de la esperanza

Poemario de BERNADO JURADO TORO

Para dolor de las letras, la oratoria, la poesía, la historia y la inteligencia, Bernardo Jurado Toro falleció de muerte natural el diecinueve de Octubre del 2009. No obstante, deja una inmensa y laureada obra literaria. Este libro inédito y a la vez póstumo, recoge su sentir poético de muchos años de madurada labor.

Publicó cincuenta y ocho libros en vida, cultivando con éxito los géneros novela, biografía, historia, ensayo y, por supuesto, poesía.

Capitán de Navío de la Armada de Venezuela, post graduado en Inglaterra en H.M.S. EXCELLENT Y H.M.S. VERNON, en el Instituto de Altos Estudios para la Defensa, en la Escuela Superior de Guerra de la Fuerza Aérea y profesor de Oratoria, fue condecorado en treinta y dos oportunidades, incluyendo la Orden de Malta.

Fue ganador con pseudónimo de dos concursos sesquicentenarios por sus obras e investigación histórica. Fue Presidente del Colegio de Escritores del Estado Miranda en Venezuela.

Diuturna enfermedad de la esperanza, título escogido por él en los años setenta, fue preparado recopilando de a poco sus alegrías, esperanzas, sueños, logros, quereres, tristezas; y con su profunda vocación por las letras e inmensa calidad de persona sensible, forjada en la rudeza de la vida en la mar.

----------------

             LA MUERTE

Sombra oscura que acechas en silencio,
para enseñar con gran sabiduría
que te presentas cuando menos pienso
y logras conmover el alma mía.

A tu llegada signada de dolor,
le sigue la lección de la soledad
premio grande en los que proyectan amor,
y expiación en los que cultivan maldad.

Yo sé que un día vendrás a visitarme,
te esperaré con actitud creadora,
sin temor porque tengas que llamarme
ni placer porque llegará mi hora.

Y al arribar en silencio a tus dominios,
superando todo bien y todo mal,
esperaré como lo hiciera un niño
La decisión del gran juicio fi nal.

                  (21 de julio de 1973)